24 al 30 de octubre de 2016

La sesión del lunes con Michael Twyman va sobre rotulación y es, para variar, superlativa. Es una suerte tener a este hombre aquí enseñándonos todos estos tesoros. El resto del día lo intercalo con un ratico de gimnasio-de-desconexión y trabajo duro hasta casi la medianoche.

El martes con Gerry hacemos un ejercicio para aprender a mirar documentos y detectar necesidades y problemas tipográficos. Acto seguido, James Mosley y la construcción geométrica de las mayúsculas. Terminamos, comemos en un abrir y cerrar de mandíbulas y regresamos con Gerry. Toca feedback sobre nuestros bocetos. Volvemos a casa de noche y el cansancio posándose sobre nuestros hombros.

img_20161025_160140
Gerry derrochando sabiduría. De espaldas: Franziska y Joana, mis compañeras de casa.

El sistema educativo británico se basa en darte todos los recursos del mundo y toda la libertad posible. El miércoles, por ejemplo, no tenemos clase. Es tu opción trabajar o no. Paso la mañana definiendo más y más mi proyecto y a mediodía me voy a realizar el experimento con el que tuvimos gatillazo hace unas semanas. Esta vez el ordenador funciona. Me miden la cabeza —56 centímetros de almendra os contemplan— y me preparan para el experimento. Es fascinante ver la actividad de mi cerebro en un monitor. El experimento dura dos horas largas que son, mentalmente, una apisonadora. Sin pestañear tengo que ver una imagen y leer una frase que aparece en flashes palabra por palabra en la pantalla. Son como quince segundos tras las cuales hay una pregunta referente a la correspondencia imagen/texto que tengo que contestar y mientras la cual sí puedo descansar los ojos. Esto mismo: 480 veces. Cuatrocientas. Ochenta. Veces. Cuando termino pregunto en qué consiste todo esto y ellos muy amablemente me lo explican. Cuando se publique el paper lo colgaré aquí. Es una investigación sobre cómo actúa el cerebro en los diferentes idiomas con las palabras ambiguas. Salgo y me hago un hangouts con Carletes, que es otra de esas actividades mentalmente agotadoras por la velocidad e intensidad de nuestras conversaciones. Cuando terminamos me voy a cenar con Clara y Ewan. Me llevan al bar del monje. Cuando llego, entiendo el porqué. Me como una hamburguesa, claro. Cuando terminamos me voy a casa porque tengo que hacer cosas. Pero mi cerebro está empezando a desconectar. Me echo a dormir cuando todavía no son las diez. Es, probablemente, la vez que más temprano me voy a la cama en toda mi vida pero tengo los plomos fundidos. Bueno, no hay que preocuparse: antes me levantaré mañana.

img-20161026-wa0000
Con Dave —el investigador— antes de empezar a freírme el cerebro.

El jueves tenemos sesión a las once y yo me levanto con la hora justa. He dormido más de doce horas. Como un campeón. Y mi cerebro todavía tiene agujetas. Maldito experimento. Vamos al Studio para la sesión de script árabe. Por la mañana tenemos a Fiona Ross para el punto de vista tipográfico y por la tarde a Mohamad —estudiante del pasado curso y al que conocí en la falafel party— para el caligráfico. Entre medias tenemos Seminar de uno de los doctorandos y hoy le toca el turno a David Březina. Salimos de nuevo cuando el sol ya ha decidido rendirse pero yo siento que todavía puedo ganar la batalla. Aquí las cosas se suceden con normalidad pero, por ejemplo, echando la vista atrás el lujo de día que hemos vivido hoy es difícilmente superable. Termino el día entre el gimnasio remando y el ordenador trabajando. Algunas de mis compañeras van al cine pero yo tengo que terminar una cosa y mis plomos vuelven a estar fundidos. El experimento me ha pasado factura pero también es cierto que, desde que estoy aquí, duermo más. En España me bastaban seis o siete horas para estar todo el día como una moto. Aquí necesito ocho o incluso nueve. Supongo que será por el idioma. Abrazo a Morfeo con la BBC Radio en mis auriculares.

img-20161027-wa0002
Workshop de caligrafía árabe con Mohamad. De izquierda a derecha: Natalia, Nathan, Andrea y Kaja. En primer plano, mis patéticos intentos de escribir «Pedro».

El viernes me levanto ya recuperado y paso la mañana trabajando y chateando con Yui a la que no puedo evitar preguntar por sus emoticonos. En Japón los emoticonos son horizontales y de una complejidad maravillosa. Me recomienda Simeji App (Android & iOS). ¡Ah! Y me compro mi nuevo Macbook Pro. Ayer fue la keynote que llevaba esperando un año y lo que presentaron o no me gustó o era muy caro. Así que me compro el modelo de 2015 por menos pasta y mejores prestaciones. Nota para el Pedro del futuro: Ayer presentaron la ‘Touch Bar’ en un MB Pro que ya no merece llamarse Pro. A mediodía me voy a la clase de Academic Grammar con Natalia que es interesante pero que el profesor la hace lentísima y luego se suma Ute para la de Academic Writing que es todavía más interesante y, además, mucho más dinámica. Durante la clase, Natalia se confunde y me llama Pablo. Es la tercera persona de mi clase a la que le pasa. Es gracioso que a los extranjeros les suene Pablo como el típico nombre español y lo confundan con el mío porque, según me dicen, «se parece». Como no hemos tenido tiempo para comer vamos a la Residencia de Natalia a dejar la bici, a recoger a Nathan y directos a un restaurante indio que es barato y está rico: Cafe Madras. Se suma Andrea para lo que se ha convertido en la cena porque entre unas cosas y otras se nos ha hecho de noche y yo estoy hambriendo. La comida, por suerte, me parece deliciosa. La gente está cansada y yo voy un poco tipsy —no se preocupe, madre, quiere decir «contentillo»— y no hay nada más triste que irse a casa solo y con ganas de juerga. Pero es lo que sucede y allí conozco a Igor, el novio de Joana, que pasará aquí los próximos días.

El sábado paso la mañana trabajando desde bien temprano y cuando termino, pasado ya el mediodía, me voy a Fun’n’Frolic, una tienda de disfraces que está donde Reading deja de ser Reading. Literalmente. Voy con la bicicleta bordeando el Támesis y hablando con Cris en un paseo que es bonitísimo. La tienda es fantástica, es grande y está repleta. Las opciones son infinitas y no faltan la de enfermera sexy, policía sexy, superwoman sexy y lo que sea pero siempre sexy. Las versiones para hombre son normales. En fin. Me compro un traje de jugador de béisbol zombie y me voy a casa previo paso por el centro a comer algo. Cris me pone al día. Hoy Mariano Rajoy (PP) se convierte de nuevo en Presidente del Gobierno de España gracias a la abstención del PSOE. Nota para el Pedro del futuro: Si el día de hoy no es un punto de inflexión en la historia política española hazte un favor, emigra. El caso es que hoy tenemos fiesta de Halloween en casa de Letizia —a la que recordaremos de otras fiestas como aquella del Pims— y tras un poquito de trabajo para matar el rato, comienzo a disfrazarme y maquillarme. Queda feo decirlo, pero las pelucas me quedan genial. Aprovecho para pintarme las uñas de negro que es algo que hago siempre que tengo ocasión. El resto de compañeros vienen a casa y desde aquí vamos a la fiesta. La decoración de la casa, la comida, la gente, la música… En fin, es todo perfecto y pasamos una noche divertidísima. Si algún día os cruzáis en el camino con Letizia dadle las gracias por hacerme pasar tan buenos ratos y preguntadle cuándo celebra la próxima fiesta. No os la perdáis. En cuanto al inglés, me voy muy contento a casa porque, a pesar de la música, entiendo todo y ya soy capaz de estar integrado con normalidad en las conversaciones. En tan solo dos meses, la mejora es considerable. También aprendo que si como, puedo beber con normalidad. Por cierto: amo a mis compañeros de clase. Me desmaquillo y me voy a dormir.

img-20161029-wa0005
Esta es mi cara de : ¿nos echamos unos bateos y nos comemos unos cerebros?

El domingo es día de descanso. Y descanso aquí quiere decir trabajar, leer y escribir pero con jazz de fondo. Y un partido de NBA.

Anuncios

Un comentario en “24 al 30 de octubre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s