6 al 12 de febrero de 2017

El lunes me salto las clases porque lo que ha empezado siendo una reunión tempranera y casual de Fontown se ha acabado convirtiendo en cuatro-malditas-horas. Al menos, contrariamente a lo que se pueda pensar, han sido fructíferas. La pena es que me pierdo la clase de hoy sobre cromolitografía de Michael, que además iba a grabarse —no sé muy bien con qué cometido—. Así que mi pirola ha sido registrada. Fantástico. Al menos me paso el día trabajando como un poseso y por la noche me veo dos partidos de NBA. He desarrollado un sistema con el cual en una hora me finiquito un partido.

El martes toca seminar de Murad sobre Global typography. Se nota el esfuerzo que pone en expresarse. Es, con diferencia, el que peor nivel de inglés tiene. Se le ve realmente aliviado cuando termina. Tanto que me dice que va a hacer una cena con sus amigos. Por supuesto, solo hombres, por supuesto, estoy invitado y, por supuesto, no iré. Luego clase de James sobre Old Style y por la tarde feedback con Gerry. En uno de los descansos conozco a Pria, una doctoranda india. Ella me conoce. Le pregunto que cómo es posible. ¿Porque yo vivía con Pathum y estuviste cenando en mi casa antes de empezar el curso, porque estuvimos hablando, porque coincidimos un par de veces más? Glups. Mis problemas de memoria me la vuelven a jugar. Un lo siento mucho y un no volverá a ocurrir al más puro estilo juancarlista no me parecen suficientes. Me voy a casa, trabajo en Glyphs hasta las ocho y me voy al gimnasio. A la vuelta hago la colada y me inyecto otro partido de baloncesto.

img_20170207_140756
Colgando papel para el feedback de Gerry.

El miércoles tenemos vista en Foxhill de Hide, un amigo japonés de Yui que al año que viene hará el MATD y que está buscando alojamiento. Le enseñamos la casa, le contamos los secretos y tenemos la despedida más extraña de lo que llevamos de curso. Por mucho Terrace House que vea, no consigo entender los protocolos sociales de esta gente. Me reafirmo en la idea de que Yui es una punky a ojos de los japoneses. Para nosotros, en cambio, es una dulcísima e inocente criatura. Paso el resto del día en Glyphs y comenzando a redactar mi Seminar. A la hora de comer me pruebo a ver algo sin los malditos subtítulos en inglés. A pelo. Que ya es hora. Me pongo un par de episodios de Friends y sin problemas. Mola. Me quedo trabajando hasta las once. Me pongo a leer, ver vídeos o whatever hasta las dos. Una vez superada la fase de que al llegar la noche mi cerebro se quedaba frito por el inglés, ya puedo estar desde las siete de la mañana en adelante como una moto. Necesito que me saquen a pasear para cansarme.

El jueves por la mañana me levanto con dolor de cabeza, lo que me recuerda cuántos tenía a principio de curso. Ya no me pasa y el de hoy probablemente sea debido a que no he dormido suficiente. Trabajo un poquito en Glyphs y a las doce estamos en el Foodie Thursday. Hoy, como es temprano, puedo elegir el sitio que suele estar más concurrido y que hoy todavía está vacío. Pollo con arroz a la jamaicana. Está de puta madre. Nos vamos a ver el Seminar sobre el doctorado que está haciendo Pria. Tan interesante que se me hace corto. Nos vamos al Studio y yo me pongo a imprimir páginas y más páginas. En este país estoy gastando más dinero en papel que en cualquier otra cosa. Aprovecho para preguntarle a Yui qué se supone que tendría que haber hecho en la despedida con su amigo, que para mí fue un poco raro. Me dice que para ella también fue extraño y más aún viniendo de un tipo que ya lleva tres años viviendo en Europa. Ahora sí que no entiendo nada. Me voy a la Reading Room a buscar el Penrose Annual del 58 y me encuentro con Francisca. Hablamos un rato a volumen mediterráneo. Me voy a casa, trabajo, mato media hora tonta con Elena —‘media hora tonta’ de ella, porque es siempre ella quien decide cuándo empezamos y cuándo acabamos— y a las ocho me voy a correr. Cuando vuelvo, paso un buen rato con Joana e Igor, que ha venido a visitarnos una semana. Trajo Pasteis de Nata y es de los mejores dulces que he probado en mi vida. Me subo a ver NBA y luego me estoy leyendo esto y aquello hasta pasadas las dos de la mañana. ¿Por qué no puedo dormir? Al menos se me ocurren unas cuantas cosas para mi proyecto.

img_20170210_163358
Mi cama en modo Seminar.

Viernes no hay clase. Me levanto temprano y a trabajar en Fontown. Nieva a mediodía. Por la tarde a trabajar en mi Seminar. A las diez me voy a The Jolly Anglers porque allí están unos cuantos más Fokionas, el novio de Natalia. Me encanta el tipo. Sobre las doce estamos en casa pero entre unas cosas y otras, espera que me leo esto y me veo este partido, me echo a la cama a las tres.

El sábado me levanto un poco menos temprano. Trabajo todo el día en mi Seminar. Me re-enamoro de iA Writer. Cris va por primera vez al cine sola y a mí se me rompe el alma. Dejo de trabajar a medianoche y me veo un partido.

El domingo me levanto temprano y trabajo todo el santo día. Por la noche me voy a correr al gimnasio y me zampo un pizza y un partido. Todo ello sin respirar. Ha sido un fin de semana intensito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s