13 al 19 de marzo de 2017

El lunes, el sol y yo decidimos despertarnos sonriendo. Me voy al Studio con el abrigo colgado del brazo y escuchando mensajes de Dani, lo cual no hace más que mejorar mi estado de ánimo. He quedado con Yui para inspeccionar el archivo del Departamento. Está buscando el espécimen original de Univers y necesita ayuda. Y yo, claro, no puedo decirle que no. Lo encontramos y fotografiamos, pero por el camino me encuentro embobado con tesoros que tengo que dejar pasar diciéndoles hasta la vista, así, con la manita, nos veremos pronto, queridos. Luego tenemos clase de Michael sobre grabados en madera, electrotipia y esterotipia. Es ver los grabados en madera y acordarme de mi padre. Si viera la pericia y delicadeza con que las ilustraciones están trazadas alucinaría tanto o más que yo. Elena me acompaña hasta casa por teléfono y ya allí enchufamos el vídeo. Como pasta con cosas ricas, trabajo, me voy al Co-op con Joana porque así aprovecho a pasar un ratico con ella, nos compramos un helado y nos vamos a casa silbando. Sigo trabajando al son de Tony Bennet.

IMG_20170313_125421
La sesión de esta semana de Michael Twyman.

El martes me levanto temprano y le digo al Lole de hablar diez minutillos de un tema de Fontown. Dos horas y media después colgamos y me voy corriendo a clase del Mosley. Por el camino hablo con Carletes. James empieza en góticas alemanas y hace un repaso pasando por la nueva tipografía de Tschichold y que acaba en Frutiger que emocionaría a cualquier esté o no interesado en las letras. Me vuelvo a casa hablando con Damià sobre la nueva edición de Glílifo. Nada, una pregunta rápida. Una hora después tenemos un coitus interruptus porque se le acaba la batería. Como he quedado con María, al Skype directo y nos pegamos otra hora larga hablando. He hablado con ella muy pocas veces en mi vida, pero es siempre un enormísimo placer. Son las cinco de la tarde y me doy cuenta de no he comido. Me hago la comida. Me quedo dormido —mi primera siesta en Inglaterra—. Me despierto más jodido que antes. Me ducho. Llega Joana y nos tiramos hablando todo lo que queda de tarde. Me subo a mi habitación a ver si hago algo. Me llama Cris. Me doy por vencido.

El miércoles trabajo en Fontown antes de irme al Seminar de New sobre señales y tipografías para autopistas. Vuelvo y estreno con Franziska nuestro jardín —o ese inmundo agujero que se encuentra en la parte de atrás de nuestra casa— con una cerveza, mucho sol y agradable conversación. Trabajo un poco más en Fontown y, ahora sí, abro Glyphs y ya no quiero saber nada más de nadie hasta que no sea medianoche.

IMG-20170313-WA0006
Bigote-look-selfie-qué-moderno-soy.

El jueves tenemos sesión con Victor Gaultney sobre Latin Extended. Lo amo mucho. Tener a este tipo con regularidad por aquí es un lujo. Nos vamos al Foodie Thursday y hoy como pollo con hash potatoes que está jodidamente bueno. De allí al Seminar de uno de los doctorandos. Hoy, precisamente, es Victor quien habla. El tema y la posterior discusión sobre qué es, qué implica, dónde empieza y dónde acaba el proceso de diseño es de esas cositas que te hacen sentirte afortunado de estar aquí. Por la tarde tenemos feedback con Victor. Salgo contento y esto empieza a ser una tónica habitual. Mi trabajo parece ser bueno, los consejos que me dan son realmente interesantes y sus felicitaciones —como la de Fred la semana pasada— son de esas cosas que me guardaré para toda la vida. Me voy a casa y me pego una buena charrada con Carletes. Ayer mismo le decía a Joana cuánto echaba de menos un reto dialéctico e intelectual. Y Carletes nunca falla. Viene Joana y comemos yoghurt de fruta de la pasión. Si no me puedo ganar la vida con la tipografía, creo que me dedicaré a la importación de productos lacteos británicos. Si nos dejan.

El viernes me levanto temprano y decido que hoy es mi día libre de la semana. Comemos pasta a la carbona edición portuguesa, hablo con Elena, con Cris, molesto a Joana todo lo que puedo, ordeno la habitación, actualizo/renuevo mi web porque escribir código me relaja, y leo por placer. Empiezo The invisible guardian, siendo el primer libro que me leo en inglés que ha sido escrito originalmente en español. Y puede que el último, porque hacerlo es una tontería como un piano. Además ya lo leí hace unos años, pero me apetecía releerlo y como ahora solo leo en inglés por aquello de no perder comba, pues digo, ¿por qué no?

El sábado me voy por la mañana al centro a por sake porque he comprado una rice cooker y arroz y cosas japos, y es lo único que me falta. No encuentro. Ya que estoy aquí me doy una vuelta por las librerías de segunda mano. No encuentro. Hoy no es mi día. Vuelvo a casa y trabajo como un descosido. Por la noche Joana y yo hacemos lasagna. Pero qué lasagna. Premio a la triunfada del año. Pensábamos salir y nos quedamos tan hartuzos que nos rendimos a la evidencia y al sofá.

IMG_20170318_213828
La lasagna del año.

El domingo sigo trabajando pero a las diez hago una pausa y me voy al campus. Hoy es la media maratón de Reading y me apetece verla. Lo hago con una sonrisa. Saludo a Gerry que la está corriendo como un campeón. Paso casi una hora viendo gente correr. Me vuelvo a casa y sigo trabajando sin parar. Paro a las siete. Me doy una lucha larga. Me vuelvo a dejar bigote. Me pongo a leer. Espero a que venga Natalia. Quiere hablar conmigo. Llega casi a la vez que Joana —que ha pasado el día en Londres— y bebemos cerveza y hablamos. No es una mala manera de acabar el fin de semana.

IMG_20170319_110619
Media maratón a su paso por el campus.
Anuncios

Un comentario en “13 al 19 de marzo de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s